• amigosdelosjesuita

Seamos Uno con la Tierra: Ejecución y avance de proyectos financiados

La Campaña Seamos Uno con la Tierra se desarrolló como una segunda etapa de atención a las necesidades que surgieron a partir de la pandemia por COVID-19. Con los recursos recaudados por Fundación Loyola emprendimos acciones que permitieran resarcir este impacto a través del desarrollo de proyectos productivos, de organización y salud comunitaria. En total se están financiado seis proyectos en diferentes latitudes del país.



Compartimos la experiencia de dos de ellos.


Obra: Misión Santísima Trinidad en La Arena, Chiapas.

Proyecto: Primera Fase de Formación Integral de los Cuidadores de la Madre Tierra.

La misión Santísima Trinidad en La Arena, Chiapas, es una obra jesuita en la que se anima y orienta la vida digna, la unidad y el fortalecimiento de la identidad cultural y comunitaria.

El proyecto que se desarrolla en La Arena, con el financiamiento de la Campaña Seamos Uno con la Tierra pretende establecer una línea de formación integral rescatando los saberes de las familias campesinas, partiendo de la agro-ecología para llegar a una visión más amplia del Buen Vivir, con ello se pretende la recuperación de la calidad de sus tierras y el mejoramiento de sus alimentos, disminuyendo a la vez el consumo en productos externos.

A la fecha se ha logrado establecer un base de familias campesinas que lleven a cabo procesos agro-ecológicos y se han realizado visitas para identificar la viabilidad de formar parcelas demostrativas en sus campos. También se han realizado talleres para la elaboración de abonos y fertilizantes, diseño de parcelas, manejo y conservación de suelos. En cada parcela se han realizado una serie de estudios físicos en el suelo-campo para la definición del tipo de cultivo que es más viable.

A su vez, el equipo de colaboradores y jesuitas han comenzado a desarrollar encuentros, con las posibilidades que da el contexto de la pandemia por la COVID-19, con organizaciones hermanas para que, juntas y juntos, sumen esfuerzos en el trabajo por el desarrollo comunitario de la región.

Hasta el momento se han visto beneficiadas un total de 42 familias y se ha comenzado a generar interés en otras trece comunidades entre las que se encuentran Nuevo Mariscal, Francisco de León, San José Pathuiz, Limonar, Ojo de Agua Ch´ol, Diamante, La Arena, Nuevo Samaria, Arroyo Granizo y, Joltulil ha, Ampliación Jerusalén Rancho el Capulín de los municipios de Chilón y Ocosingo.



Obra: Centro de Reflexión y Acción Laboral A.C.

Proyecto: Repensar nuevas formas de organización colectiva.

El Centro de Reflexión y Acción Laboral A.C. se encuentra desarrollando el proyecto, “Repensar nuevas formas de organización colectiva” con el que pretende lograr que más trabajadores y trabajadoras son conscientes de la potencia de la organización colectiva para modificar sus condiciones laborales y tener la capacidad de generar organización comunitaria en donde habitan para también con ello mejor sus condiciones de vida en sus hogares y lograr así una vida digna.


A su vez, el CEREAL ha impulsado la participación de trabajadores de fábricas textiles en talleres de formación y capacitación en Derechos Humanos Laborales, favoreciendo con ello que las mujeres organizadas puedan acceder a mejores condiciones de trabajo.

Con este esfuerzo, ayudan a que tanto las personas trabajadoras como sus familias puedan mejorar sus condiciones de vida; así mismo las comunidades en donde residen empiezan a organizarse para impulsar otros proyectos económicos, comunitarios y solidarios, para mayor beneficio de todas y todos.

27 vistas0 comentarios