• amigosdelosjesuita

Albergue de migrantes "Centro de Día Jesús Torres"


El Centro de Día Jesús Torres A.C. fundado en 2011 depende del Centro de Derechos Humanos Juan Gerardi y tiene por misión acompañar solidariamente a los y las migrantes en su paso por Torreón, atendiéndoles, promoviendo y defendiendo sus derechos, para que vivan este caminar de manera más digna y renueven su esperanza.

Al llegar el migrante al Centro se realiza un protocolo de seguridad para revisar sus pertenencias, se le da la bienvenida y las instrucciones para ser bien atendido. Aquí se les ofrece baño, camas, alimentación, escucha y se les proporciona un teléfono para que se comuniquen con sus familiares. Si permanecen en Torreón se les canaliza a algún albergue para que pasen la noche. Se les hace una encuesta que se documenta en la Red de Documentación de las Organizaciones Defensores de Migrantes (REDODEM) a la que pertenecemos.

Documentar el paso de los migrantes permite conocer la problemática de las rutas que toman para llegar a su destino, que con frecuencia es Estados Unidos, y visualizar las diferentes problemáticas que enfrentan con el Ejercito Mexicano, la Policía Federal, Migración y hasta la Delincuencia Organizada. Nuestros hermanos migrantes reportan con frecuencia el haber sido asaltados, golpeados, secuestrados y extorsionados. Este sistema de documentación permite tener estadísticas de hechos y problemáticas que los Migrantes viven día a día.

Les compartimos el testimonio de uno de los migrantes que pasó por esta casa del migrante:

“comencé mi viaje por Tenosique Tabasco y luego de recorrer el camino hasta Veracruz pase por Tierra Blanca. Cuando casi llegué a Orizaba me sucedió algo terrible. Pensé que me iba a morir pero gracias a Dios al menos estoy aquí contando. Pero me sucedió algo con unos policías Federales. No se lo deseo a nadie, pues empezaron amenazarme y me dijeron primero que me pasara de lado derecho de la vía. De hecho yo no les pare bola (hice caso). Me volvieron a decir bájate para acá, pues me bajé del tren y ya me sentaron. Me dijeron que de dónde era yo. yo le dije que de Honduras y me empezaron a decir que les caía mal. Me caes mal me dice uno de ellos. Después yo le dije por qué jefe y luego y luego me dice no me digas jefe porque no soy nada tuyo. Pues está bien jefe tranquilo. No, nada tranquilo, te vas a ganar un chingadazo quieres un plomazo me dice. Empezó ofendiéndome así luego yo siempre me humillé pues venía solo y ya después se juntaron dos. El otro me dijo que me quitara la ropa. Me quitaron lo que traía en la mochilita, me revisaron me quitaron quitaron todo: mi gelatina, la ropita aseada que yo traía. Ya después me dijeron que me quitan el short, que me quitara la playera y todo lo que traía y me empezaron a decir que me pasara para atrás de los vagones. Yo no les paré bola. Me dije me quieren hacer daño me quieren violar, hacer algo, no sé. Pues de ahí me dijo que por andar de putito ya te llevó la... Acuéstate allá te necesito allá. Pues le dije al jefe yo no soy... salí corriendo por todo el valle y me escondí en la milpa o no sé qué planta era. Me les escurri. Estaban unas personas por ahí trabajando les pedí ayuda. Sólo iba con mis zapatos y un boxer. Ellos no me podían ayudar porque ahí no tenían ropa, estaban trabajando ahí con una niña y su papá. ah y también llegaron otros hondureños que los mandaron los Federales a que me agarraran, si no, no los iban a dejar subir al tren. Me persiguieron por más de una hora, me persiguieron por el Monte y me pegaron con 2 o 3 piedras y pos yo no me caí. Resistí las dos pedradas, corrí lo que pude, casi me agarraban pero me les zafe de las propias manos, fue por la voluntad de Dios y me volví a meter en el monte y ahí fue donde me les fui. Pero ya iba casi muriendo, ya desangrando mucho de mi cabeza y de mi mano derecha. Ellos me andaban buscando todavía, decían dónde está este hijo de la gran..., Decían los hondureños y los federales que andaban detrás de ellos también. Pero yo luego me fui por un montecito, pegado por una calle y salí a otra calle que me llevaba al pueblo y ya salí y pedí ayuda cuando llegue al pueblito”.

#Migrantes #DerechosHumanos

Contáctanos

(55) 5659 3097 y 1083 8349

Matamoros #75. Col. del Carmen

Coyoacán, Alcaldía Coyoacán C.P. 04100

contacto@fundacionloyola.mx

Síguenos

  • 2016_instagram_logo
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon

Una obra de

Con certificado de